EL SEPULCRO

HISTORIA

Agapit Vallmitjana i Barbany 

agapito

 

Hijo de un tejedor, estudió, junto con su hermano Venancio, en la Escuela de Lonja teniendo como maestro a Damián Campeny. 


Se iniciaron en la gran imaginería con cinco estatuas para la iglesia de los Santos Justo y Pastor, en 1854. Realizaron en un principio figuras de barro para ornamentación religiosa y esculturas monumentales para diversos edificios, tales las que adornan el vestíbulo de la Universidad de Barcelona, las del parque de la Ciudadela y las del Banco de Barcelona. 

Leer Más




Los dos hermanos trabajaron en común durante largo tiempo y en ocasiones es difícil atribuir las obras a uno u otro. Aunque en su época disfrutó de menor fama y reconocimiento que su hermano, probablemente es un escultor de mayor categoría artística. Se formó junto a Venancio y bajo la tutela de Damián Campeny en la Escuela de La Lonja de Barcelona. 

Ambos hermanos organizaron un taller conjunto que mantuvieron hasta 1883, y en el que realizaron su primer encargo importante: las figuras de la Fe y de los cuatro Evangelistas para la iglesia de los Santos Justo y Pastor de Barce lona, en 1854. 

Fue miembro de la de Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid y profesor de la Academia Provincial de San Jorge, segregada de La Lonja, y de la propia Lonja, donde llegó a ser catedrático e impartió clases al escultor Pablo Gargallo . 

En 1860 se encargó, junto a su hermano, de restaurar los detalles arquitectónicos de la Audiencia de Barcelona. Ese mismo año realizó la figura de Isabel II y el príncipe de Asturias (Prado). Presentó obra a las Exposiciones Nacionales y en la edición de 1862 consiguió segunda medalla con San Sebastián. 

En la de 1864 logró tercera medalla. En 1865 realizó las estatuas de Alfonso X el Sabio y Luis Vives para la Universidad de Barcelona. Con su hermano, esculpió los bajorrelieves de las cuatro Virtudes cardinales del panteón de don Francisco Permayer y la fuente del parque de la Ciudadela de Barcelona, en la que él se ocupó de las figuras de la Agricultura y la Marina. 

También realizó obras fuera de Cataluña, como uno de los apóstoles de la renovada iglesia de San Francisco el Grande de Madrid, la estatua ecuestre de Jaime i el Conquistador en Valencia y la escultura de Mateo Benigno de Moraza en Vitoria. 

En el último tercio del siglo, tuvo una gran demanda de retratos y de esculturas de carácter funerario, llevando a cabo sepulcros de importantes persona lidades en edificios religiosos, como el del Cardenal Lluch en la catedral de Sevilla o el del Obispo Urquinaona en la iglesia de la Merced de Barcelona, de 1885. 

Su obra muestra un complejo desarrollo de los principios del eclecticismo historicista al servicio de las más variadas tipologías. Recurre con frecuencia a prototipos históricos subrayando los contenidos sentimentales. Sus esculturas poseen una grandiosa solemnidad de aire antiguo, aunque no ajena a preocupaciones realistas. Parte de su producción tiene mayor movimiento que la de su hermano, pero su escultura es más interesante cuando muestra mayor serenidad. 

Son propiedad del Museo del Prado, además de un yeso de mediano tamaño que representa a San Juan en el desierto, dos de sus obras más significativas, el ya citado retrato de Isabel II y el príncipe de Asturias y un Cristo yacente. La escultura de la reina fue encargada por la propia Isabel II y es una obra realista y vivaz probablemente basada en un boceto de Venancio. Cristo yacente de 1872 -quizá su obra más lograda-, inspirado en modelos de Gregorio Fernández, es su escultura más famosa y ha sido muy alabada por su insuperable virtuosismo. En ella se unen el cuidado de la talla, la perfección de la anatomía, la serena belleza y la expresión de una delicada y profunda emotividad. Se presenta en la Exposición Universal de Viena de 1873. 

Su obra más lograda es un Cristo yacente, de 1872, conservado en el Museo Nacional del Prado de Madrid, más o menos inspirado en los de Gregorio Fernández según los distintos historiadores del arte, y 

Otra obra relevante, conocida como El Sepulcro, está inspirada en su Cristo yacente, le fue encargada en 1885 y costó 9.000 reales de la época recaudados en suscripción popular. Por su calidad artística El Sepulcro, es el mejor de los pasos de la Hermandad de la Pasión de Pamplona. 

Agapito también fue conocido por su trabajo del género animalístico, habiendo ejecutado gran cantidad de grupos de fieras. Entre 1884 y 1908 obtuvo varias medallas de Tercera y Segunda Clase en distintas ediciones de la Exposición Nacional de Bellas Artes. 


Obras destacadas
1860 Isabel II presentando al príncipe Alfonso XII. Museo del Prado. Madrid
1867 Retrato de Milá y Fontanals. Real Academia de Bellas Artes de San Jorge. Barcelona
1872 Cristo yacente
1877 Purísima
1882 San Francisco de Paula
1883 San Juan de Dios. Hospital de San Juan de Dios Barcelona
1883 Panteón Obispo Fleix. Sevilla
1884 Ángel del Juicio. Museo Diocesano de Barcelona
1885 Sepulcro del Cardenal Joaquín Lluch que se encuentra en la Catedral de Sevilla.
1886 Monumento a Jaime I. Valencia
1886 Panteón Obispo Urquinaona. Barcelona
1887 Cristo y doce apóstoles en la portada nueva de la Catedral de Barcelona.
1891 Vizcondesa de Corbalán. Valencia
1898 La Flagelación. Segundo Misterio de Dolor del Rosario Monumental de Montserrat.
1898 Inmaculada. Museo Diocesano de Barcelona
1913 Monumento a Bernardo Ferrándiz en el Parque de Málaga.
Ángel de entrada en el cementerio de la Recoleta de Buenos Aires.

 

Fue su autor Agapito Vallmitjana (1830-1905), de Barcelona. Hijo de un tejedor, estudió, junto con su hermano Venancio, en la Escuela de Lonja teniendo como maestro a Damián Campeny. Se iniciaron en la gran imaginería con cinco estatuas para la iglesia de los Santos Justo y Pastor, en 1854. Es difícil separar la obra de los dos hermanos ya que trabajaron, casi siempre, en colaboración. Agapito suele quedar oscurecido por su hermano, lo que no se ajusta a la realidad. Su obra más lograda es un Cristo yacente, de 1872, conservado en el Museo Nacional de Arte Moderno (actualmente en el Casón del Buen Retiro) de Madrid, más o menos inspirado en los de Gregorio Fernández según los distintos historiadores del arte,

Leer Más

 

y copia del cual es el conocido como El Sepulcro, de Pamplona, que se le encargó en 1885 y que costó 9.000 reales recaudados en suscripción popular. Por su calidad artística es el mejor de los pasos de la Hermandad de la Pasión. 


 

 

La mejor descripción es la que se hace en "Orden y explicación bíblico-simbólica de la Procesión del Santo Entierro. Año 1888". "Sobre una elegante plataforma se levanta un cuerpo rectangular de jazpe imitado y en él descansa el cadáver desnudo sobre un sudario de talla. y velado solamente por una finísima y transparente sábana de nipis, bordada en su centro y remates, en blanco". En la cama sepulcral aparece la firma. Hacia 1926 las andas fueron reformadas por Víctor Eusa en un estilo muy geométrico. En ellas aparecen 18 relieves de Ramón Arcaya con escenas de la Pasión del Señor. Los relieves de los lados largos presentan un fondo rayado. 


 

Sustituyó a un Cristo Yacente en urna de cristal.

 

 

 

 

DATOS

AUTOR

Agapito Valmitjana


AÑO

1885


MEDIDASporta sepul
Alto: 2,70 m.

Ancho: 2,15 m.

Largo: 3,35 m.


PESO

765 kg.


PRECIO

9.000 reales


PORTADORES

20 a hombros


MULTIMEDIA

ARTÍCULOS RELACIONADOS